Buscar
  • Workbox

¿Por qué mueren las empresas?

Cuando iniciamos un negocio estamos motivados y decididos a triunfar (sino es así, entonces no estás listo para iniciar una empresa) pero siempre existe una pequeña espina que nos remuerde el pensamiento "¿Por qué mueren las empresas?" Hasta las más grandes y exitosas viven con ese fantasma a sus espaldas. Sabías que el 90% de los emprendimientos no logran superar su primer año. Lo anterior genera un golpe económico y psicológico para sus fundadores debido al alto grado de inversión en tiempo, recursos, esfuerzos y dinero. Pero oye, piensa también en todo lo que puedes ganar y recuerda el dicho "El que no arriesga no gana" asi que para ayudarte a mantener lejos ese "fantasma" te preparamos un listado de aspectos a tener en cuenta siempre para evitar el fracaso.



Ausencia de análisis estratégico

Una empresa debe mantenerse a flote con buenas estrategia internas y de marketing, analizar sus productos y/o servicios, como promocionarlas y saber en que campañas invertir. Hemos visto más de alguna vez grandes campañas que no obtienen buenos resultados y sabemos que eso significa mucha perdida.


Te aconsejamos poner mucha atención a las estrategias que planees tú o el equipo de marketing, piensa si está bien dirigida, si expresa lo que deseas y sobre todo, que la campaña sea fiel a la filosofía de tu marca.


No tener estructura financiera

Debes definir y proyectar tus gastos y costos administrativos y de ventas, los ingresos percibidos, ganancias, impuestos e imprevistos. Sabemos que con todo emprendimiento queremos ver ganancias, pero no puedes esperar manejar una empresa exitosa poniendo dinero a ciegas y agarrando para lo que venga de la gaveta. Tienes que separar tu dinero y el de tu negocio, usar cuentas, tarjetas y líneas de crédito propias de la marca.


Si generas una tabla anual donde puedas tabular tus gastos y costos (elementos distintos) obligaciones tributarias, salarios e ingresos, podrás ver al final de cada mes la ganancia y el crecimiento que estás teniendo, esto te permitirá incluso conocer tu producto o servicio estrella, identificar aumentos de tus gastos e indagar si es justificado o si tuviste un desliz con la tarjeta empresarial


Falta de liderazgo

No todos los días estarás motivado, así que debes aprender a ser disciplinado, cada mañana tendrás que ser el líder que el equipo de tu empresa necesita, recuerda no solo ser un jefe que exija resultados, sin saber el camino que debe recorrer tus colaboradores; Tu debes haber recorrido, proyectado y previsto ese camino para acortar procesos, mejorar rendimientos y dirigirlos en la línea correcta.


Por otro lado es necesario que aprendas a delegar, no serás un buen líder si todo lo quieres o tienes que hacer tú, debes reconocer las fortalezas y debilidades de tu equipo, aprovechar las primeras para tu empresa y trabajar en las segundas para que esa persona pueda crecer y de esa forma crezca tu marca.


Finalmente como líder, tendrás que tener la valentía para tomar decisiones importantes en diversas circunstancias, afrontar los problemas, mantener la calma y sacar el barco de aguas tormentosas. Si la empresa no cuenta con un buen líder, poco a poco se irá quedando sin evolucionar y esto volverá la marca obsoleta.


Mala administración de los recursos

Es lógico que toda empresa tenga recursos limitados y si eres una PIME sabes que cada cosa te ha costado mucho y a penas tendrás el inventario mínimo, así que debes asegurarte que tu equipo use los mismos de forma responsable, ordenada y eficiente.


Como emprendedor deberás ser un excelente administrador, (piensa en ese personaje tacaño que cuida cada centavo de tu empresa) Debes ser religiosamente cuidadoso en pagar las cuentas en tiempo y forma, utilizar el dinero para cubrir primero los costos de producción (pues estos te darán ingresos) no hay sensación más gratificante que trabajar tranquilo, sabiendo que has cumplido con todos tus deberes financieros y al final de año has logrado reunir ya sea una modesta, media o gran ganancia dependiendo del año y de tus habilidades como empresario.


No tener planificación

Aunque suene repetitivo, sino estás organizado en tus finanzas, tu estrategia de marketing, el uso de los recursos y equipo te estás dirigiendo directo al fracaso.


Debes planificar todo en tu empresa y debes planificar tu día, atender las necesidades, reuniones y los diferentes problemas de los departamentos de tu empresa, No importa si solo son dos personas o tu empresa va iniciando, siempre debes proyectarte como los grandes teniendo separado cada espacio, de esta forma aunque sean los mismos tú como líder deberás cambiar el chip en tu cabeza y pasar de dirigir producción a discutir la planificación de marketing, para luego reunirte como representante legal ante una institución y así sucesivamente. Sabemos que no e fácil, que demandará más esfuerzo de tu parte, pero estamos seguros que a medida crezcas podrás delegar más y ser el líder, cabeza y corazón de tu marca.


Consejo final...

La comodidad, la falta de ambición, estar tan acostumbrados a mantenerse dentro de la zona de confort pensando que quien no avanza, no crece, y por lo tanto termina muriendo en el mismo lugar donde nació. Realmente las empresas fracasan por no escuchar su voz interior que los impulsaba a hacer algo distinto, porque se acostumbraron a imitar a los grandes y no creerse en verdad que ellos también podían ser grandes. Estancarse en un mismo producto, en la misma metodología de trabajo, etc. Todas estas decisiones, en conjunto, son las que terminaron desencadenando un destino mortal.



En Workbox queremos apoyarte en tu emprendimiento, contamos con planes corporativos de acuerdo a las necesidades de tu empresa, esperamos hayas aprendido y disfrutado este tema, puedes indicarnos en comentarios si deseas hablemos de un tema en especifico o alguna duda sobre el blog


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo